fbpx

Bailando los Silencios

por | 28 Mar, 2021 | Consejos para bailar, Novedades AyM

¿Qué pasaría si hablases sin respirar o sin hacer pausas? Si hablases sin respirar la conversación sería corta 😂, pero hoy no te hablaremos de asfixias, te hablaremos de la importancia de los silencios tanto al hablar como al bailar.

Hacemos referencia a los silencios al hablar porque tienen mucha similitud con los silencios al bailar. Al no respirar correctamente, igual que al no hacer pausas, nos es difícil modular la voz de forma que brote con armonía y suavidad.

Una pausa es un momento de silencio, que curiosamente, es agradable al oído. Ahora que hablamos de pausas somos conscientes de que son tremendamente importantes en nuestro día a día; vivimos ritmos tan acelerados que si no hacemos uso de los silencios esto nos pasaría factura.

Al bailar pasa exactamente lo mismo, quizás no te hayas parado a pensar o, a “oír los silencios” cuando hablas y cuando bailas, ambos tienen en común puntos clave para poder comunicar y para poder expresarte de forma fluida. Vamos a nombrarte algunos de ellos.

Notas y letras

¡Baila con sentimiento! Lo has oído muchas veces, pero en ocasiones se confunde con un baile arrebatado carente de armonía. Con sentimiento sí, pero dosificado. Ahora estarás pensando que el sentimiento no se puede dosificar, que se siente o no se siente, y tienes razón, pero se trata de que lo disfrutes de principio a fin y, para ello, tendrás que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • El tono. Tanto “el sonido de nuestro cuerpo” como la voz nos permiten distinguir las emociones, reconocemos tristezas, euforias y un sin fin de registros que, aún con pocas palabras o movimientos, nos permiten reconocer qué se quiere transmitir.

    Un golpe de voz fuerte nos señala algo importante en el mensaje a transmitir, sucede lo mismo con una pisada intensa en el suelo o un brazo subiendo con fuerza, para representar un acento en la melodía y luego bajar suavemente.
  • La expresividad. De la misma forma que la usamos para comunicarnos verbalmente, interpretamos emociones no verbales. Consciente o inconscientemente contamos una historia, nuestro cuerpo cuenta alegrías, tristezas, pasiones y a medida que las contamos tomamos un poco de aire para que fluyan en total armonía.  
  • El ritmo. Nos permite equilibrar momentos de calma con momentos de mucha energía. Con el ritmo buscamos transmitir movimientos más naturales y menos mecánicos. En muchas ocasiones, con el afán de aprender a la perfección todas las figuras, los movimientos se proyectan de forma cuadriculada en lugar de en forma armónica, como el fluir del agua.
  • Las pausas.  Son la clave para una comunicación eficaz y las que nos permiten expresar los sentimientos con todas sus letras. Al pensar en pausas también piensas en silencios, en ocasiones después de un acento (un golpe fuerte en la música) le sucede una tonada suave que nos permite hacer ese “movimiento de silencio”

No siempre una pausa es un silencio. Cuando subes con intensidad el brazo de tu pareja marcas un acento que puede ir acompañado de un pausa, igualmente al bajar el brazo suavemente marcas una pausa que puede ir acompañada de un silencio.

Las posibilidades son infinitas, las pausas y los silencios, necesarios.

El arte del silencio

Usar las pausas de forma correcta es todo un arte que, por supuesto, se aprende. Cuando se hace buen uso de ellas todo cobra sentido. Te proponemos un ejercicio,

Lee esta frase en voz alta:

“Normal que es normal normal es lo común cotidiano la vida pertenece a aquellos individuos raros y extraordinarios que se atreven a ser diferentes”

Ahora vuelve a leerla:

“¿Normal?, ¿Qué es normal? ¿Normal es… lo común, lo cotidiano? La vida pertenece a aquellos individuos “raros” y extraordinarios que se atreven a ser diferentes”.

Si te ha gustado esta frase visita:  alfonsoruizmendez . Encontrarás píldoras para afrontar tu día a día con una actitud 100% positiva 💪🏻

¿Cuál de las dos frases has entendido mejor? y ¿Cuál recordarás por más tiempo? Así es la música y su interpretación por medio del baile. El silencio y las pausas nos permiten crear tensión y efectos expresivos.

En la música, los silencios tienen la misma importancia que los sonidos. Hay sonidos cortos y largos, al igual que hay silencios cortos y largos. Tanto al hablar como al interpretar la música es importante pararse y respirar.

Combinando sonidos bailamos intensamente los silencios.

Cuéntanos si eres más de ruidos o de silencios 😉

¡Hasta pronto bailarines!

Quizá también te interese

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a alfonsoymonica.com

¡Recibe en tu email nuestras novedades, eventos y promociones!

Consentimiento RGPD

¡Recuerda revisar tu correo electrónico para confirmar tu suscripción!